Feminidad

La feminidad es el conjunto de cualidades que en una cultura particular, alude a los valores, características y comportamientos tanto aprendidos, como a características específicamente biológicas de una mujer o niña, según su definición.

Desde que empecé a desarrollarme fui una nena grande. Me describían como fuerte, torpe, trotona, poco delicada, salvaje… medio rústica.‬ ‪La naturaleza femenina que Dios había puesto en mi, poco a poco fue tapada por lo que otros decían de mi, de cómo me comportaba y de cómo me veía. En comparación con las otras niñas de mi edad yo siempre me veía más grande. Era diferente incluso en la forma de pensar.

Estos factores me llevaron a que por mucho tiempo tuviera complejos por la forma de mi cuerpo. No era como las demás chicas con quienes me relacionaba. A medida que me fui desarrollando me iba dando cuenta de que en definitiva mi cuerpo no era igual que el de mis amigas y por esa razón no podía tener el mismo estilo que ellas, ni me vería igual.

Hubo etapas en que me llegué a comprar ropa para varones. Camisas t-shit y pantalones de deporte. Trataba de ocultar mi cuerpo porque no estaba complacida con la forma en que era. No me gustaba nada de mi: ni mi personalidad ni mi físico. Ponía poco esmero en mi cuidado personal. No usaba maquillaje, no me gustaba peinarme. No lo veía como algo necesario. Pero la realidad es que me vestía según la imagen que tenia de mi misma. Como me imaginaba me proyectaba.

No fue hasta que experimente el transformador amor de Dios en mi vida que pude entender que me había hecho mujer, chica, femenina. Que me dio un regalo al ser como soy. Que más que una casualidad Él me formó. Que puso en nosotras la posibilidad de ser madres y procrear. Que puso en nosotros sensibilidad, amor, gracia, dulzura y que era mi responsabilidad cultivar y hacer que cada una de estas cualidades florecieran en mi.

Mujer, chica, femenina.

Acepta cómo Dios te formó. El mundo quiere hacernos pensar que ser femenina es igual a debilidad o inferioridad, pero no es así. Puedes tener fuerza, confianza y voluntad sin tener que adoptar la imagen del varón. A cada uno, tanto al hombre como a la mujer Dios le dio fuerza, valentía y coraje para que pudiera cumplir con la tarea que le fue asignada a cada uno. Ambos abrazando y amando cada una de las cosas que nos hace tan distintos al varón de la mujer, y cómo se complementan estas cualidades.

Puedes resaltar tu feminidad, sin ser seductora.

Lo único que debes hacer vestirte de acuerdo a lo que eres, aceptando y amándote como eres. Con modestia (humildad, falta de vanidad). Ya que nuestro cuidado personal dice mucho más de nosotros de lo que pensamos. Debemos cuidar como nos vemos y la imagen que proyectamos. Mas que para complacer a los demás, para sentirnos cómodas con nosotras mismas.

Exactamente como eres. Mucho más de lo que se ve.

_MG_3097_MG_2869.jpg

Advertisements

Exactamente como eres.

“Yo no era completamente yo, porque siempre me preocupaba cómo me veían los demás”, afirmó Aneila Vargas Pagán, de 22 años, estudiante de Sistemas de Oficinas de la Universidad de Puerto Rico. Una caribeña, latina, con curvas. Aunque es muy creativa y dotada en las artes, incluyendo el maquillaje, se sentía muchas veces presionada por la sociedad cuando iba a comprar ropa o hacer actividades cotidianas. Ella entendía que no encajaba con las demás, porque no tenía el cuerpo que la sociedad quería. 

Mientras trataba de amar su cuerpo y aceptarse tal y como es, recibía el rechazo aún de sus familiares por tener el cuerpo algo diferente a ellos. Esto sin duda alguna trajo más inseguridad a sus pensamientos. Aunque fue así por mucho tiempo, Aneila finalmente se propuso encontrarse cada día algo bonito o algo que le gustara de ella misma. Comprendió que tenía que amar primero a Dios para poder amarse a ella. Aneila es considerada por sus pares una chica “curvy”, pero ya lo que los demás digan sobre ella no determina su identidad.

No te obsesiones

“El ejercicio y el comer limpio, no para tener un cuerpo mejor, sino para evitar enfermedades y tener una vida más sana.” así explicó ella su actual estilo de vida. Come saludable y visita el gimnasio, pero no lo hace con una mente obsesiva.

Si decides hacer ejercicios y comer saludable, hazlo por tu salud y por voluntad propia. No permitas que la idea que el mundo quiere imponerte sobre la belleza te ciegue y no te deje disfrutar de la vida.  Tu belleza no la determina tu exterior.

 La forma de tu cuerpo probablemente se parezca al de alguna mujer en la familia, pero ninguno es igual. No pongas en tu mente que tu cuerpo se debe ver como el de cierta persona para que sea lindo. Tu cuerpo, como es, es hermoso. Es tuyo. Cada parte de tu cuerpo fue creada y pensada. Cuando tratas de que tu cuerpo se vea como el de alguien más, estas restándole validez y rechazando la obra creativa del Diseñador de tu cuerpo.  Nunca vas a ser como “ellas” porque tu estilo de cuerpo es solamente tuyo. Eres hermosa exactamente como eres.