Noticias: ni malas, ni buenas.

Recientemente nuestro País atraviesa distintas situaciones. La Junta de Supervisión Fiscal, el nuevo gobierno, el presupuesto, los bonistas, el status territorial y sin mencionar, usted debe conocer cuales son las internacionales. Debido a que son temas que acaparan los medios de comunicación, he escuchado a muchos cristianos haciendo comentarios sobre las noticias que se dan sobre estos temas. Hablan de que las noticias siempre están enseñando cosas negativas, que son “malas” y que solo traen preocupación.

Pues ¿sabe qué? Las noticias no son ni malas ni buenas, me explico. Lamentablemente los medios de comunicación solo reflejan lo que ocurre en la sociedad de un País. Es la forma de mantener a los ciudadanos alerta de lo que está sucediendo en el lugar donde viven. Las noticias buscan mostrar lo que ocurre en los gobiernos y todo aquello que afecte la vida del ciudadano. Así que no es que sean malas, es que reflejan lo que pasa con los individuos que viven en ese territorio, que muchas veces experimentan consecuencias negativas a las malas decisiones que toman.

Si eres cristiano y ver las noticias te causa temor, tanto como para no verlas, significa que estás poniendo tu confianza en las palabras de los hombres y no en las de Dios. La esperanza del cristiano, no debe estar puesta en lo que la prensa o los medios de comunicación hablen. El cristiano debe ser un oasis en la vida desértica que atraviesan aquellos que no conocen a Dios. Debe ser la fuente de esperanza que guíe a estas personas para que conozcan al Dios que tiene cuidado de cada ser humano que permite que lo cuide.

La única buena noticia, es el evangelio. Y eso no le toca a un reportero anunciarlo.

____________________________________________________________________________________________

Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás con cánticos de liberación.  Salmos 32:7 

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Salmos 46:1 

Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis temores. Salmos 34:4 

Advertisements

Feminidad

La feminidad es el conjunto de cualidades que en una cultura particular, alude a los valores, características y comportamientos tanto aprendidos, como a características específicamente biológicas de una mujer o niña, según su definición.

Desde que empecé a desarrollarme fui una nena grande. Me describían como fuerte, torpe, trotona, poco delicada, salvaje… medio rústica.‬ ‪La naturaleza femenina que Dios había puesto en mi, poco a poco fue tapada por lo que otros decían de mi, de cómo me comportaba y de cómo me veía. En comparación con las otras niñas de mi edad yo siempre me veía más grande. Era diferente incluso en la forma de pensar.

Estos factores me llevaron a que por mucho tiempo tuviera complejos por la forma de mi cuerpo. No era como las demás chicas con quienes me relacionaba. A medida que me fui desarrollando me iba dando cuenta de que en definitiva mi cuerpo no era igual que el de mis amigas y por esa razón no podía tener el mismo estilo que ellas, ni me vería igual.

Hubo etapas en que me llegué a comprar ropa para varones. Camisas t-shit y pantalones de deporte. Trataba de ocultar mi cuerpo porque no estaba complacida con la forma en que era. No me gustaba nada de mi: ni mi personalidad ni mi físico. Ponía poco esmero en mi cuidado personal. No usaba maquillaje, no me gustaba peinarme. No lo veía como algo necesario. Pero la realidad es que me vestía según la imagen que tenia de mi misma. Como me imaginaba me proyectaba.

No fue hasta que experimente el transformador amor de Dios en mi vida que pude entender que me había hecho mujer, chica, femenina. Que me dio un regalo al ser como soy. Que más que una casualidad Él me formó. Que puso en nosotras la posibilidad de ser madres y procrear. Que puso en nosotros sensibilidad, amor, gracia, dulzura y que era mi responsabilidad cultivar y hacer que cada una de estas cualidades florecieran en mi.

Mujer, chica, femenina.

Acepta cómo Dios te formó. El mundo quiere hacernos pensar que ser femenina es igual a debilidad o inferioridad, pero no es así. Puedes tener fuerza, confianza y voluntad sin tener que adoptar la imagen del varón. A cada uno, tanto al hombre como a la mujer Dios le dio fuerza, valentía y coraje para que pudiera cumplir con la tarea que le fue asignada a cada uno. Ambos abrazando y amando cada una de las cosas que nos hace tan distintos al varón de la mujer, y cómo se complementan estas cualidades.

Puedes resaltar tu feminidad, sin ser seductora.

Lo único que debes hacer vestirte de acuerdo a lo que eres, aceptando y amándote como eres. Con modestia (humildad, falta de vanidad). Ya que nuestro cuidado personal dice mucho más de nosotros de lo que pensamos. Debemos cuidar como nos vemos y la imagen que proyectamos. Mas que para complacer a los demás, para sentirnos cómodas con nosotras mismas.

Exactamente como eres. Mucho más de lo que se ve.

_MG_3097_MG_2869.jpg