Más de lo que se ve.

Llegó un momento en la vida de Stephania que comenzó a recibir comentarios en la escuela por su peso. Estos comentarios y burlas la llevaron a sentirse insegura de su cuerpo, haciéndola dudar de su imagen y creando en ella un temor. Debido a esta situación, ella decidió comenzar una dieta con el apoyo de su mamá. No pasó mucho tiempo para que la dieta cumpliera con su propósito. Aunque en efecto había perdido peso, todavía no se sentía bien consigo misma. Aunque delgada, no se aceptaba. Porque el problema no era su físico, sino lo que ocurría en su mente. Porque el ser humano,  es más de lo que se ve. Y esa imagen de sí misma se había visto trastocada por los comentarios de otras personas.

Según el diccionario, el autoestima es la consideración, aprecio o valoración de uno mismo. Es la forma en que nosotros entendemos nuestro valor. Esencialmente tiene que ver con algo que ocurre en el interior. No importa como te veas por fuera, lo que realmente define cómo te sentirás de ti misma, es quien eres. Tus pensamientos te definirán mucho más que tu físico. La imagen que proyectas de ti mismo, dará más impacto que como te veas.

Desenmascarando la mentira

“Por como eres no conseguirás a nadie.” Estas palabras hicieron eco en la mente de Stephania. La hicieron creer que por como se veía, otros no iban a valorarla. El mundo quiere que te creas la mentira de que por como te ves y por como eres, no vas a conseguir a una persona que te ame y valore. El mundo quiere hacerte pensar que si no te ves como cierta persona en especifico, o que si no alcanzas los estándares de belleza que ellos mismos crearon no vas poder encontrar a una persona que te ame por quien eres. No creas esa mentira.
La persona que decida amarte, te amará tal y como eres, sin cambiarte nada.
El hombre que quiera tenerte a su lado te amará por quien eres, por tu trato hacia el, por tu comprensión, por tu ser, por tu escencia.

Atrévete a amarte tal y como eres. Entiende de una vez y por todas que tu eres más de lo que se ve.

_MG_2825

Crédito: JGPhotography

Advertisements

Exactamente como eres.

“Yo no era completamente yo, porque siempre me preocupaba cómo me veían los demás”, afirmó Aneila Vargas Pagán, de 22 años, estudiante de Sistemas de Oficinas de la Universidad de Puerto Rico. Una caribeña, latina, con curvas. Aunque es muy creativa y dotada en las artes, incluyendo el maquillaje, se sentía muchas veces presionada por la sociedad cuando iba a comprar ropa o hacer actividades cotidianas. Ella entendía que no encajaba con las demás, porque no tenía el cuerpo que la sociedad quería. 

Mientras trataba de amar su cuerpo y aceptarse tal y como es, recibía el rechazo aún de sus familiares por tener el cuerpo algo diferente a ellos. Esto sin duda alguna trajo más inseguridad a sus pensamientos. Aunque fue así por mucho tiempo, Aneila finalmente se propuso encontrarse cada día algo bonito o algo que le gustara de ella misma. Comprendió que tenía que amar primero a Dios para poder amarse a ella. Aneila es considerada por sus pares una chica “curvy”, pero ya lo que los demás digan sobre ella no determina su identidad.

No te obsesiones

“El ejercicio y el comer limpio, no para tener un cuerpo mejor, sino para evitar enfermedades y tener una vida más sana.” así explicó ella su actual estilo de vida. Come saludable y visita el gimnasio, pero no lo hace con una mente obsesiva.

Si decides hacer ejercicios y comer saludable, hazlo por tu salud y por voluntad propia. No permitas que la idea que el mundo quiere imponerte sobre la belleza te ciegue y no te deje disfrutar de la vida.  Tu belleza no la determina tu exterior.

 La forma de tu cuerpo probablemente se parezca al de alguna mujer en la familia, pero ninguno es igual. No pongas en tu mente que tu cuerpo se debe ver como el de cierta persona para que sea lindo. Tu cuerpo, como es, es hermoso. Es tuyo. Cada parte de tu cuerpo fue creada y pensada. Cuando tratas de que tu cuerpo se vea como el de alguien más, estas restándole validez y rechazando la obra creativa del Diseñador de tu cuerpo.  Nunca vas a ser como “ellas” porque tu estilo de cuerpo es solamente tuyo. Eres hermosa exactamente como eres.